La guía definitiva para comprar una propiedad en España

En 2015, en España se vendieron más de 400.000 viviendas, el valor más alto desde 2010. Según el Ministerio de Obras Públicas, la venta de viviendas creció 9.8% durante el año 2015, para sumar 401,281 unidades, con una cadena de dos años consecutivos de incrementos. Y las presiones para el 2016 también son buenas, pero siempre tenga un abogado en derecho inmobiliario de su lado. BBVA Research estima que la inversión en construcción aumentará en España, un 3,8% en 2016 y un 5,9% en 2017.

Tal vez es un buen momento para comprar una casa, no como vivienda sino como inversión. Para aquellos que están pensados en este último, el Consejo General de los Colegios de Agentes de la Propiedad Inmobiliaria ha publicado una serie de recomendaciones a tener en cuenta a la hora de comprar una propiedad. Estos son los principales factores que debemos tener en cuenta a la hora de realizar una inversión inmobiliaria.

 

Factores a tener en cuenta

Oferta y demanda: Si buscas rentabilidad, debes tener en cuenta la oferta y la demanda de tu ciudad. Invertir en viviendas residenciales tiende a ser más rentable en las ciudades más pequeñas. Por el contrario, la inversión en locales comerciales u oficinas es una opción más atractiva en las grandes ciudades.

Tendencias del mercado: Tenga en cuenta las tendencias del mercado a la hora de elegir una propiedad. Por ejemplo, según Fotocasa, Toledo, Ciudad Real y Lleida son las capitales de las provincias donde hay una mayor tendencia a la baja en el precio del metro cuadrado en diciembre de 2015.

 

Ubicación: Según los agentes de bienes raíces, la ubicación de la propiedad es clave para invertir con éxito. Factores como las conexiones de transporte público, las zonas verdes, la proximidad de tiendas o instituciones educativas facilitarán el alquiler o la venta de la vivienda. Debemos valorar si queremos hacer una inversión a corto o largo plazo

Alquiler, venta, renovación: hay que estudiar la demanda de alquiler o compra que existe en la zona. También tenemos que evaluar si queremos hacer una inversión a corto o largo plazo. Además, en el caso de adquirir una vivienda de segunda mano, debe evaluar el costo de la reforma.

El estado de la vivienda: Una casa en buen estado, totalmente equipada y con una buena orientación es más probable que se alquile o venda. También afecta el vecindario, el número de dormitorios, la edad de la granja o la disponibilidad de un ascensor y/o garaje.

Comprar para alquilar: Comprar una propiedad hoy para ponerla después de alquilar es una opción muy atractiva para los pequeños y medianos compradores. Es necesario advertir que, aunque el mercado de la vivienda se encuentra en una situación de alta rentabilidad, bajo riesgo y préstamos hipotecarios en condiciones ventajosas debido a los bajos tipos de interés, es importante evaluar bien la inversión y consultar con expertos en el sector para evitar riesgos innecesarios.