¿Cuál es el mejor protector solar para niños y bebés?

La protección solar es muy importante en los niños, puesto que, como explica la Academia Española de Dermatología y Venereología (AEDV) la aparición de algunos cánceres de piel en adultos viene determinada por exposiciones solares inadecuadas y quemaduras solares en la infancia y adolescencia. Es por eso que conocer desde muy pequeño cómo exponerse al sol es fundamental y utilizar crema solar bebe puesto que precisamente los niños son el sector de la población en que más se tiene que incidir en términos de fotoprotección.

España es el país donde más se está trabajando la fotoeducación escolar. Y es que se realiza un programa de formación sobre fotoprotección dirigido a los pequeños en las escuelas. Pero además, es responsabilidad de los padres cuidar a los niños de forma adecuada, por lo cual recogemos casi literalmente la información facilitada por la AEDV para saber más sobre cómo proteger adecuadamente a tus hijos y prevenir el cáncer cutáneo.

Recomendaciones para protegerse del sol

Está demostrado que las quemaduras por radiación UV en la infancia constituyen un factor de riesgo para el desarrollo de cáncer cutáneo melanoma y no melanoma. También se ha confirmado que una exposición excesiva se asocia con “mayor número de nevus y esto también constituye un factor de riesgo”. En el caso de los adolescentes, aparte de la exposición solar excesiva, hay que evitar el uso de cabinas de bronceado, puesto que el inicio de su uso a edades tempranas también se asocia con mayor riesgo de cáncer de piel.

Cuando los niños tienen menos de 3 años es recomendable no exponerlos al y protegerlos con ropa, sombreros, ojeras y protectores solares de FPS alto. Además, con independencia de la edad la crema solar se tiene que aplicar “en cantidad generosa” sobre la piel seca en todas las partes del cuerpo expuestas al sol. Se tiene que aplicar de 15 a 30 minutos antes de estar al sol y repetir cada dos horas, puesto que el agua y el sudor disminuyen su efecto, a pesar de que figure que son resistentes al agua.

Ponerse crema después de bañarse

Y después de un baño prolongado se tiene que volver a aplicar al salir del agua, teniendo en cuenta que un secado enérgico con la toalla puede eliminar hasta un 85 por ciento del fotoprotector. Habitualmente se tiende a pensar que al estar la piel mojada está más protegida, pero eso no es más que una sensación y en realidad es igual de necesario utilizar una crema solar para evitar daños y quemaduras.

Así mismo, los pediatras aconsejan extremar las precauciones en las partes del cuerpo más sensibles al sol (cara, cuello, calva, hombros, escote, orejas, manso y empujes) y proteger los labios con barras fotoprotectores.